El punto de partida ideal para ser creativos en sonido es la reproducción natural con la máxima pureza. Este concepto está tan arraigado en los planteamientos de Yamaha a la hora de diseñar mezcladores que forma parte de su filosofía como empresa. El sonido que se produce en el escenario debe capturarse con la máxima precisión. Y solo a partir de ahí se puede colorear con efectividad para conseguir el impacto creativo deseado. Por supuesto, esta es la filosofía que, sin ningún tipo de concesiones, ha quedado plasmada en el sistema RIVAGE PM10.

Los nuevos preamplificadores de micrófono híbridos, especialmente desarrollados para este modelo, con una sección analógica que representa el concepto del sonido natural de Yamaha en su máxima expresión. En la etapa digital, la evolucionada tecnología de modelado digital VCM de Yamaha recrea las características del famoso procesamiento SILK y de los circuitos de transformador de Rupert Neve Designs, consiguiendo un sonido con una musicalidad y una dimensión extraordinarias. La dinámica y la EQ de los canales también se han mejorado significativamente, ofreciendo una mayor capacidad de control sobre la expresividad del sonido.

Igualmente, se ha dado un enorme paso hacia delante en la evolución de los plug-ins internos, lo que permite que los ingenieros de sonido puedan trabajar de forma imaginativa. Además de los nuevos modelos VCM basados en unidades de ecualización y compresión de los años 70 y 80, desarrollados conjuntamente con Rupert Neve Designs, nuestra primera colaboración con TC Electronic ha dado como resultado la inclusión de dos procesadores de reverberación excepcionales, y además estamos en proceso de desarrollo de un armonizador con Eventide. Una extensa selección de plug-ins, incluidos algunos de los más famosos de las anteriores mesas digitales de Yamaha, proporciona a los ingenieros las herramientas necesarias para crear el sonido perfecto en cada situación.

Todo está pensado para reproducir y crear el sonido más musical posible. El sonido del RIVAGE PM10 es el resultado de una investigación exhaustiva y de un diseño con un propósito decidido: conseguir la máxima calidad de sonido.